Entrevista con Diego Shaalo

Diego Shaalo

 

 

 

 

Al palo y con el presérvativo puesto, Diego Shaalo me apura: "Ah, eras periodista, bueno dale hacé la nota". No es la primera vez que me encuentro con él en esta situación absurda. Hace una hora, durante nuestro primer encuentro, estuvimos encerrados en su casa; el jóven actor y director en pelotas -buen tamaño- y la periodista ahí en cuatro, grabador en mano, con cara de "esto es lo más normal del mundo". Ahora Shaalo vuelve a cogerme. Se pone la malla, los lentes -la musculosa idéntica pero en gris, ojotas al tono- y yo debo aprovechar este valioso minuto para hacerle algunas preguntas, las últimas de un dialogo que se parece más a barrenar que a una entrevista. Me habian advertido que Shaalo era un tipo jodido, lo que no me habían advertido es que no se le baja nunca.
Para conseguir la entrevista estuve como una hora sentada en la puerta de la casa que alquiló en Cariló, tuve que escuchar esa perorata, fácil, una decena de veces "No, mirá, si querés una nota con Diego te lo tenés que curtir, asi que volvé bien depilada porque a él le gusta así". Durante esa hora me entretuve mirando a la gente:
Un actor, lindo pibe, que entra a pedirle perdón a Shaalo por haberlo querido cagar abandonandole un corto en la mitad del rodaje pero los guardias de seguridad lo sacan a patadas; y una actriz también muy bónita que entra, a pedirle laburo en alguna película pero tambien la rajan a la mierda por haberlo rebotado en un boliche 8 años atrás. Ahora la que se va soy yo, no sin antes arreglar una cita para mañana. ¡Doce menos cuarto del mediodía! Lo que se dice un almuerzo de trabajo.
A las doce menos veinte del día siguiente, me topo con Shaalo en la entrada de su chacra. Como todas las mañanas llega de la playa en su espectacular Ferrari Roja y entra a su hogar. Esta de vacaciones, luce malla y musculosa negras, ojotas que brillan (tambien negras), y una facha impresionante. No me da tiempo a recordarle quien soy, para qué estoy allí, me confunde con una fan: me agarra del culo en un abrazo confianzudo y me lleva arrastrandome hacia el interior de su casa. "Vamos, vení que te clavo" propone.
A Diego Shaalo es imposible decirle que no.
Me garcha en un sillón del living. Si no fuera porque se le acaban los forros el hijo de puta me seguía dando masa (después de esta, tengo para 1 año de abstinencia tranquila). Si saca las minas que pasean en bolas por todos los ambientes del hogar, la de Shaalo podriá ser la sobria casa de veraneo de cualquier alto ejecutivo: mesa, varias sillas, un televisor, un reproductor de DVD, una computadora, sillones a un costado... Azado de tira, vino tinto, y helado de postre. Dice que lo disculpe por la confusión pero que no rompa las bolas si igual la pasé bien. Que coma así recargamos fuerzas y seguimos con el garche despues de las preguntas. También cuenta que casi nunca sale a la noche, se levanta a las 8.30, se hecha un polvo con alguna de las tres minitas que se trajo a Cariló y se va a la playa. Despues se toma un licuado de banana en el parador.

Pregunta: ¿No podés o no querés delegar?
Respuesta: Delegar, delego poco. Recién ahora estoy empezando a delegar algunas cositas.

P: ¿Sos de los que creen que delegar es tirarse a chanta?
R: No, pero hay cosas que no puedo dejar; por lo menos hasta que tenga un equipo de gente más groso.

P: Con tu film "Pantera Vive" demostraste que sin un peso podés hacer mejores películas que los que gastan millones. ¿Estás orgulloso de eso?
R: Sí, "Pantera Vive" fue un éxito. En la muestra que hicimos, se llenó la sala y la gente aplaudió durante toda la película. Estoy muy contento, porque además de contar con un presupuesto muy bajo, eramos un equipo de gente muy reducido. Imaginate lo que podemos llegar a hacer con más plata y más gente.

P: ¿Porque creés que un personaje como Pantera tuvo tanto éxito?
R: Pantera tiene ese algo que al público le gusta, la gente lo quiere, se identifica con él y creo que es también porque en el fondo todos tenemos una Pantera adentro.

P: ¿Qué tiene que hacer una mujer para entrar a tu mundo? ¿Es verdad que sos un pibe cerrado?
R: Yo no soy cerrado. Eso lo piensan las mediocres. A mi hay que hablarme, despues de un rato darme un beso, y despues de otro ratito hay que tener buen sexo. Más fácil, imposible. Soy super sencillo.

P: ¿Pero no te parece aburrido ser tan sencillo?
R: ¡Ves! Eso es de mediocre. Vos me preguntas como entrarme y yo te respondo. Ahora me querés cuestionar mi respuesta y no hay lugar para cuestionamientos; es así y punto. Si no te gusta, levantante y andate. Además, para mí no es aburrido, yo me divierto mucho siendo como soy. Aparte vos me preguntaste como es que hay que hacer para entrar a mi mundo y eso es solo el comienzo, una ves que estas adentro viene lo mejor...

P: ¿Porque viniste de vacaciones con tres chicas?
R: Que se yo. Esta bueno, fijate que tengo una de cada color. Aparte con tres la paso mucho mejor que con una o dos. Salimos poco pero cuando salimos hacemos cada una que ni te cuento. Jodemos a mas no poder y nos cagamos de la risa. Aparte estas tres no solo supieron entrar a mi mundo si no que saben mantenerlo muy bien. En la cama son tres leonas.

P: ¿Como fué la experiencia de Fixionario?
R: Muy buena. Me gusto trabajar en Fixionario. Y aunque el unitario terminó me quedaron muy buenas relaciones con bastante gente del programa.

P: A mediados del 2004 leí una nota que te hicieron en la que decías que estabas contento con Fixionario porque había actrices muy lindas. ¿Hubo algún affaire por ahí?
R: (Me pone cara de orto) No era que las preguntas iban a ser solamente sobre mi carrera.

P: Vamos Diego... No te hagas el tontito...
R: ...

P: ¿Porque esa cara? ¿Qué pasa? Ya sé... No era buena en la cama.
R: Basta, no quiero hablar mal de nadie.

P: Ah bueno, entonces tengo razón, estuviste con una mina floja...
R: Cambiame de tema porque me levanto y le digo al chabón de seguridad que te raje a patadas.

P: ¿Tenés proyectos para este año?
R: Sí. Hay algunas propuestas para hacer televisión. También estoy dandole los últimos retoques a tres guiones de cine: Una comedia romántica, una de guerra y la tercera parte de Pantera.

P: ¿Es la primera ves que venís a veranear acá?
R: Sí. Antes me iba a Punta del Este. Pero ahora con el tema de la devaluación me conviene más esto.

P: ¿Es verdad que siempre que te vas de vacaciones elegís lugares alejados?
R: Sí, es terapeutico. Necesito alejarme de todo cada tanto. La ciudad esta buena para laburar pero no para descansar. Cuando vengo a estos lugares puedo estar tranquilo. Nadie me molesta. Hago lo que quiero. Tengo hambre, como. Quiero jugar, juego. Quiero coger, cojo. Por eso salgo poco a la noche. Porque prefiero estar con la gente que elijo estar. Eso sí, cuando salgo me gusta conocer gente nueva.

Golpean la puerta. Es una de las chicas. "Mira que ya nos tenemos que ir a la playa". "Espera, comprame otra cajita" responde Diego.

P: ¿Qué vas a hacer cuando seas un cineasta consagrado y tengas todo lo que querés? ¿Te vas a ir a vivir a la polinesia?
R: ¡Ni loco! Puedo dejar de laburar tres años, o cuatro. No más. Después voy a seguir luchando; ya no por mí, si no por los demás. Por los que necesiten ayuda. Voy a luchar por un mundo mejor. Donde todos sean felices...

P: ...Y coman perdices... ¡Dale Diego! ¿Quién sos? ¿El papa? ¿Juán Pablo II?
R: No dije que lo voy a lograr. Pero voy a luchar... siempre... hasta el fin.

Golpean la puerta otra vez. Es la minita que le trae más forros. Shaalo vuelve a clavarme. Me sorprende como puede garcharse una desconocida y, a la vez, con la misma naturalidad negarse a charlar un poco de su vida. Personajes como él exitan e inhiben al mismo tiempo. Es un producto tan hollywoodense que humilla; un tanque de guerra que lucha por las cosas que quiere y las consigue, un cavernícola voráz que no le tiene miedo a nada; un pendejo que hace películas de acción pero no busca la guerra si no la paz.

Por Ximena Rinaldi.

Volver al Inicio


Sitios Relacionados

Diego Shaalo Site

Diego Shaalo´s Home

Diego Shaalo On Line

Películas para ver por Internet